BLOG TALLER

19
Ene

TIPS PARA MANEJAR BERRINCHES

Los berrinches tienen su origen en la historia misma de los padres, y se maneja de manera más asertiva desde este reconocimiento. El temperamento del sujeto tiene su origen en el vientre materno y es observable desde el primer día en este plano material, siendo su desarrollo modelado por el medio social; dependiendo de cómo la madre y sus más cercanos lo significan, acompañan y apoyan, se irá transformando, desde ese entretejido de relación que le reconoce quién es él, cómo es visto, y cómo son las maneras adecuadas y permitidas para él en este medio.

Así pues, desde los primeros días de ese bebé, la madre debe procurarse la calma para acercarse a atender un llanto, si es necesario, tomarse su tiempo para respirar y tranquilizar su agitación, bien sea por la premura en el azar de la situación,  desespero o rabia; antes de entrar en contacto con él, debe procurar la serenidad  y la palabra tranquila que le permita entender qué está necesitando su hijo, si es hambre, necesidad de cambio de pañal, calor, frío, agüita, gases, algún malestar general; háblele de ello, nómbrele que usted está ahí para él, que logre esperar un poco, que usted se está ocupando de ayudarle a solucionar lo necesario.

Si el llanto persiste después de la atención básica que usted consideraba necesaria, entonces cárguelo muy cerca de su cuerpo y mésalo muy suavemente, evite agitarlo o moverlo rápido, háblele de la situación o cante pausadamente y en tono de voz bajo aunque parezca que no la escuche por el llanto, esto permitirá que usted se tranquilice y así él lo logrará también. Busque apoyo en los momentos que no logre calmarse usted, solo cuando usted este verdaderamente pausada y tranquila su hijo lo logrará, apóyese en la respiración profunda y pausada para organizar su emoción.

Cuando están un poco más grandes sigue funcionando de manera muy similar; lo principal es que los padres o cuidadores estén realmente tranquilos o claros con respecto al asunto que desencadena una pataleta, reconociendo nítidamente que el amor no está en juego y que la decisión que se ha tomado no es nada personal. El berrinche se desencadena normalmente porque se le da un no como respuesta a algo que el niño desea, o debe terminarse algo que le gusta mucho, o debe cumplir una norma.

Por lo tanto:

  1. Esté seguro que usted está tomando esa decisión porque es lo mejor para el niño y permanezca en la razón que es válida para usted. No tambalee en ella, no lo dude, es usted quien sabe hacia dónde quiere acompañar-guiar a su hijo, si eso está bien fundamentado en usted, sepa que su hijo tiene menos experiencia en el asunto y necesita ser bien guiado. Es usted su guía, confíe en usted, su saber, su sentir y su experiencia.
  2. Si es de las primeras veces que ocurre la situación que sea, explíquele las razones por las cuales usted toma esa decisión, de manera concisa y directa con palabra tranquila (no demasiado alta, pero no demasiado por debajo de él -exceso de mimo-). Cuando es una situación que el niño ya conoce razones, recuérdesela rápida y tranquilamente y continúe en lo que está.
  3. Continúe en lo que usted está!, bajo ningún punto de vista se quede como espectador de la pataleta, entre más extravagante esta sea, menos interesado se muestre, dado que a lo que usted atienda, es a lo que él entenderá que debe hacer para llamar su atención. Así este en un espacio público, continúe en lo que esta busque la manera de seguir atenta a él sin detenerse a observar la pataleta.
  4. Haga lo que sea necesario para permanecer tranquila, respire profunda y pausadamente, aléjese, busque apoyo en otro adulto que hable con usted, dispóngase a hacer algo que a usted le guste mucho, no permita que la molestia del niño la irradie, permanezca en un estado propio, lo más a gusto y tranquila posible, es decir, al otro lado del estado en el que se encuentra el niño, pero realmente -no actuando-, y que no parezca que se burla de él, sino que el berrinche es solo su asunto.
  5. Nómbrele que no está de acuerdo con lo que está haciendo, que hay otras maneras de lograr lo que desea, que puede hablar, que puede lograr su atención o la de quien desea de otra manera. Siempre invítelo a que se tranquilice y logre hablar lo que le molesta o entender brevemente la razón de la norma.
  6. Apóyese en su medio social para que estén en la misma vía de su decisión, procure enterar a los abuelos, nanas y demás benefactores del niño, de la decisión que usted toma y la razón para permanecer en ello. Es importante que el medio social adulto entienda y apoye su decisión, y que todos de manera unánime la apoyen tranquilamente, sin dar demasiado énfasis en el comportamiento del niño o entrar a hablar de más con él. Si hay alguien que está en desacuerdo con su decisión procure que el niño no esté presente en el desacuerdo, sintonícense los adultos en acuerdos sin estar presente el niño.

Cuando el niño logre organizarse y volver tranquilamente, hable de lo acontecido de manera breve y directa, en tono de voz pausado y tranquilo, muestre que ese estado no la moviliza o nombre lo que le ocasiona: tristeza, molesta, rabia, desespero, pero que usted elige la calma dado que entiende que esa pataleta es del niño, no suya, y que le encantaría que lograra solucionarlo de manera distinta la próxima vez que algo le moleste o no le parezca. Regálense un abrazo tranquilo, si puede y quiere cárguelo y mésalo como cuando era más pequeño, cante suave una canción significativa para su relación o cántele lo que acaba de pasar mientras lo mece suavemente.


Parse error: syntax error, unexpected '$args' (T_VARIABLE) in /home4/amalaki/public_html/wp-content/themes/greennature/comments.php on line 41